Redes

                                                                                                       
Mostrando entradas con la etiqueta lactancia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta lactancia. Mostrar todas las entradas

Concurso de un set de Mamichic

sábado, 17 de diciembre de 2016

Editado el viernes 6 de enero de 2017:

Ya ha salido el primer premio del sorteo de El Niño de la Lotería Nacional: 08354. Siguiendo el mismo procedimiento que la vez anterior, tomando las 3 últimas cifras del número premiado con el Gordo (unidades, decenas y centenas) y dividiéndolo entre 11, el resto es el número 2, de modo que la ganadora es Lai Eluniverso.

¡FELICIDADES!

Ponte en contacto conmigo  a lo largo de los próximos 10 días naturales (es decir, a más tardar el día 16 de enero de 2017) en el correo electrónico elnudodesuszapatos@gmail.com para poder realizar el envío. Si no, procederé a sortearlo de nuevo.

La lactancia salva vidas: Teta VS Hambre

miércoles, 8 de junio de 2016

Tetavshambre
No aporto nada nuevo, y menos en esta casa con todo lo que suelo hablar sobre lactancia, cuando digo que la leche materna es el mejor alimento que un bebé puede recibir, no solo por el alimento en sí y las defensas, sino por el calor y el consuelo que también aporta. Eso lo sabemos todos. Una vez nacido el niño y con la información en la mano, es la madre la que decide si quiere darle lactancia materna o por el contrario alimentarle con leche de fórmula. Cada una decide.

¿Pero qué sucede en los países pobres, con sequías, guerras, o que han padecido catástrofes naturales? En muchas campañas de recogida de alimentos para ayudar en catástrofes de todo tipo nos volvemos locos a enviar leche de fórmula en botes, pero ¿nos hemos parado a pensar en las consecuencias? La leche materna es, en estos casos y con más motivo aún, fundamental para los bebés. Creo que hay dos factores que están presentes en esta ecuación y que hay que tener en cuenta por encima de todo: para preparar un biberón de leche artificial hace falta la leche en polvo y el agua. No podemos hacer dependiente a una familia de un bote de leche que no sabemos si mañana llegará si lo permiten las inclemencias climáticas o si no asaltan por el camino el convoy de ayuda, o si la familia no tiene recursos económicos ni  lugar donde adquirir esa fórmula. Y si tuviera acceso asegurado a ella, ¿quién les garantiza el estado del agua que se va a usar para preparar ese biberón? ¿Y el estado del propio recipiente? Por no mentar el hecho de que, ante la desesperación de la hambruna y para que un bote dure más tiempo, se preparan biberones con menos cantidad de leche de fórmula que la indicada, resultando biberones diluidos que alimentan a los bebés menos de lo que debieran.

D-MER: sentimientos negativos al ir a amamantar.

martes, 17 de mayo de 2016

Tanto el embarazo como el parto son procesos muy complejos que conllevan cambios en la mujer, pudiendo llegar a producir desajustes emocionales intensos. Es muy común que tras un parto la mujer pueda pasar por momentos de bajón,  tristeza, desesperanza... No se habla mucho de este tema, pero su incidencia no es tan baja, y creo que es realmente necesario visibilizar la depresión postparto y otros problemas que afectan emocionalmente a la madre, como el D-MER o el baby blues.

Atendiendo a los síntomas que presente una mujer e incluso la duración y el momento de aparición de los mismos, podremos tener alguna pista de qué le está sucediendo a la mamá, y en caso de necesidad, derivarla a un médico que le ponga nombre oficialmente a qué le pasa a esa mujer. Hoy voy a centrarme en el D-MER porque, a pesar de llevar ya varios años moviéndome por el mundo de la lactancia, no tenía conocimiento de este problema hasta que comencé el curso de asesoría, y estoy segura de que a muchos os pasa lo mismo e incluso os va a sorprender.

madre-amamantar-triste-negativa
El D-MER no es un trastorno emocional, sino un problema fisiológico que se traduce en síntomas emocionales. Esas siglas esconden tras de sí las palabras Disphoric Milk Ejection Reflex, o lo que es lo mismo, reflejo disfórico de eyección de leche, refiriéndose disfórico a los sentimientos negativos que invaden a la madre. Como os comento es un problema que reside en la química que rige nuestro cuerpo y está relacionado con la prolactina y la dopamina. La prolactina es la hormona que estimula la producción de leche. Es una de las hormonas básicas para la lactancia, junto con la oxitocina, que os sonará de su importancia en las contracciones durante el parto. En la lactancia la oxitocina también se encarga de contracciones, pero en este caso de las que producen la eyección de la leche, de modo que es la encargada de que la leche producida pueda salir al exterior. La otra sustancia implicada en el D-MER es la dopamina, que es un neurotransmisor, es decir, es una molécula que transmite la información de una neurona (la célula funcional del sistema nervioso) a otra y que resulta ser un inhibidor de la prolactina.

¿Por qué es necesaria la donación de leche materna?

jueves, 12 de mayo de 2016

Como ya sabéis muchos, soy donante de leche materna. Hace ya dos años os conté qué es un banco de leche y cómo fue mi primera visita al Hospital Universitario 12 de octubre de Madrid. Ayer estuve por allí, llevando unos cuantos botes. Vi mucho ajetreo: madres que llevaban leche, otras que estaban allí para hacerse donantes, personal que subía y bajaba... y pensé que todo iba bien. Pero cuando ya me iba y me tomaban nota del número de donante, la enfermera se asombró porque no llegaba al millar, y ya hay más de mil (en el fichero histórico, que no activos):

- ¡Anda, si tú ya eres veterana! Qué bien, porque estamos faltos de gente.
- ¿Sí, de verdad? Había oído algo hace un mes pero no sabía hasta qué punto era urgente.
- Muy urgente. Fíjate, ahora empezamos a hacer algo porque nos ha llegado leche nueva. Estábamos mano sobre mano.

El derecho de los niños a ser amamantados

lunes, 5 de octubre de 2015

Esta semana seré un poco monotemática, pero todo se debe a que se celebra la Semana mundial de la lactancia materna. El lema de este año es AMAMANTAR Y TRABAJAR: ¡LOGREMOS QUE SEA POSIBLE!

Pero sobre eso hablaré otro día.

Hoy quería reflexionar un poco acerca del derecho de los niños a ser amamantados. Y ya aviso, de entrada, que esto no es un ataque a las familias que dan biberón, que ya nos conocemos, y en seguida la gente se empieza a dar por aludida cuando nadie se está refiriendo a ella. Simplemente hablo de que lo natural es dar el pecho, de que la naturaleza así lo ha pensado. Hablar de lo que es mejor, resaltar su lado bueno, no es un ataque implícito aunque muchos quieran verlo así.

Preparación al parto en Más Natural

jueves, 1 de octubre de 2015

A lo largo de varias entradas os he hablado del centro Más Natural: cuando os conté cosas sobre la estimulación temprana, al relataros el nacimiento de mi segunda hija, o cuando os resumí las jornadas Mujer-parto-consciencia. Pero nunca os he hablado del motivo por el cual conocí Más Natural: las clases de preparación a parto.

Ya os he comentado varias veces que durante mi primer embarazo pequé de desinformación. Eso me hizo vivir el embarazo siguiendo mis instintos de una manera que disfruté mucho, pero que tuvo sus contras, como todas las cosas en este mundo. Y una de ellas fue el desconocimiento de los diferentes  enfoques que se le pueden dar al embarazo y al parto. En parte confiada porque esta sanidad que tenemos cuidara siempre de nosotros haciendo aquello que fuera mejor. Pero ya todos sabemos que esto no es así... y yo, pequé de ingenua.

El frenillo lingual y los problemas en la lactancia

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Ya os contamos nuestra experiencia con el frenillo sublingual. Hoy vamos a hablar un poco más sobre esta afección para que la tengáis presente si surge algún problema en vuestra lactancia o en la de alguna conocida. Lo primero, decir que yo no soy asesora de lactancia, solo una madre que ha pasado por problemas derivados del frenillo, y todo lo que os cuento es lo que he ido aprendiendo a medida que me he ido informando.


¿Qué es el frenillo sublingual?

El frenillo es una membrana que puede aparecer en diferentes partes del cuerpo, y en particular bajo la lengua y bajo los labios superior e inferior, que pueden ser los que afecten a la lactancia. Vamos a centrarnos en el frenillo sublingual.


¿Qué problemas puede generar el frenillo?

El hecho de tener frenillo no implica necesariamente un problema, pues muchas veces el pecho de la madre puede deformarse tanto que permita al bebé mamar normalmente. El problema viene cuando es corto e interfiere en la lactancia. A esta patología se la denomina anquiloglosia. Hace que la lengua quede anclada al suelo de la boca limitando sus movimientos.

Cuando te hacen dudar de ti

lunes, 21 de septiembre de 2015

¡Qué difícil es mantenerse firme! Ya os conté que mi hija dejó de coger peso y tardamos un poco en dar con la causa. Al final parece que fue una combinación de frenillo y alergia a la proteína de la leche de vaca. Desde luego desde que el Dr. Briz le cortó el frenillo y yo me quité los lácteos de mi dieta, la niña ha experimentado una clara mejoría, porque hace menos cacas, ya no tienen sangre y parece que va aumentando el peso a un ritmo más o menos constante para lo que se espera de un bebé (que no cogen lo mismo cada semana), pero es que anteriormente pudo estar sin coger ni un gramo un mes fácilmente.

Igual que en un principio, cuando nadie le daba importancia al tema, yo estaba intranquila porque sabía que pasaba algo, ahora estoy totalmente calmada porque sé que la niña está perfectamente y se alimenta correctamente. Pues bien, según su pediatra debería de haber engordado en un mes 500g, desde los 6 meses a los 7; que 300g son pocos, me dice. Según la Asociación Española de Pediatría, a partir de los 6 meses en normal una ganancia a la semana de entre 40g y 80g, es decir, entre 170g y 340g al mes aproximadamente, en un mes de 30 días.

Gráfica de percentiles de la OMS del nacimiento a los 2 años de niñas.

Nuestra experiencia con el frenillo sublingual

viernes, 17 de julio de 2015

Esta segunda lactancia comenzó sobre ruedas, nada que ver con la primera. Aquella comenzó con problemas porque la niña no se enganchaba bien, y las enfermeras me decían que era porque tenía el pezón plano. Me dijeron que usara pezoneras y yo, que era una ignorante por aquellas fechas, eso hice. No me auguraban más de 3 meses de lactancia. Ni ellas ni una ginecóloga que me trató en urgencias un día por la subida de la leche, que me parecía que estaba siendo muy fuerte.  A pesar de ello me encabezoné y saqué adelante la lactancia. Hacia el mes y medio probé sin pezonera y Mollete se enganchó perfectamente, y así hemos seguido, sin problemas, sin dolores, sin mastitis, hasta completar los 33 meses de lactancia.

A pesar de que todo fue bien yo seguí leyendo e informándome sobre la lactancia y los problemas que podían surgir porque era consciente de que, de haber seguido las instrucciones que me dio el personal sanitario con el que me topé, mi lactancia habría sido un fracaso completo ¡sin ninguna necesidad! Empecé a conocer asesoras de lactancia con las que aprendí muchas cosas, de las que realmente me he dado cuenta ahora que ha nacido Lazy Daisy.

Ser donante de leche materna

miércoles, 3 de junio de 2015


En febrero de 2014 decidí hacerme donante de leche. Ya os comenté en aquel momento en qué consistía ser donante y en qué ciudades podíais encontrar bancos de leche. Os recuerdo que son numerosos los estudios que destacan la importancia de la leche materna para el desarrollo del sistema inmunológico y por tanto para superar muchas patologías. Cada gota de leche materna es un tesoro, y especialmente valiosa para los pequeños ingresados en las unidades de neonatología.

Los médicos en el segundo embarazo

jueves, 18 de septiembre de 2014

Editado: esta entrada estaba escrita en parte antes de sufrir el aborto en noviembre de 2013. He decidido publicarla porque no he dejado de estar de acuerdo con ello y al fin y al cabo es una reflexión que he tenido.

Ya he comentado alguna vez que en el embarazo anterior decidí no leer nada, porque quería que todo este nuevo camino fuera surgiendo de manera natural. Por un lado me alegré de ir descubriendo la maternidad por mí misma, porque estamos preparados para ello y nunca pensé que fuera a ser un problema. Pero es cierto que en ese camino perdí mucha información que a día de hoy sí que tengo y que me hace enfocar este nuevo embarazo de una manera totalmente diferente.

Ya cuando nació Mollete decidí que para la próxima me gustaría que me llevaran el embarazo en la Seguridad Social. Con el primero no fue así por una serie de circunstancias que me hicieron visitar varios médicos hasta encontrar uno que me atendiera (los otros no era por falta de ganas, sino por otro tipo de problemas), así que cuando por fin encontré uno me agarré a él como una garrapata. Resultó un chico encantador que me trató genial, me explicaba todo, siempre amablemente, a pesar de mis reticencias iniciales por ser hombre porque yo pensaba que quién me iba a entender mejor que una mujer... Bueno, pues salí tan encantada que decidí pasarme a verle en este embarazo.

¿Embarazo + lactancia = aborto?

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Antes de estar embarazada, antes si quiera de plantearme si era el momento o no de tener hijos, ya había oído que no se podía dar el pecho durante el embarazo porque producía abortos. En ese momento no me preocupé en preguntar más porque era algo que no me incumbía y lo dejé en lo más profundo de mi cabeza, como un vago recuerdo.

No fue hasta cuando decidí quedarme embarazada por segunda vez que rememoré aquella frase. Yo estaba contenta con la lactancia. Y lo que era más importante: mi hija también lo estaba. Después de que no apostaran por nosotras y nuestra lactancia, nos habíamos plantado en los 18 meses satisfactoriamente, y no quería dejarla a no ser que fuera imprescindible.

Así que decidí informarme preguntando a mi ginecóloga y buscando por internet en webs serias (hago esta puntualización porque hay que saber buscar: el hecho de que algo esté publicado en internet no quiere decir que sea cierto) y llegué a la conclusión de que no había ninguna contraindicación. De hecho, la web de e-lactancia (si no la conocéis os la recomiendo. Es una web muy seria hecha por pediatras que da información sobre los medicamentos y sustancias que pueden interferir en la lactancia) recoge una entrada para embarazo y se puede leer que no hay contraindicación alguna. Podéis verlo aquí. En la web de la Asociación Española de Pediatría tampoco desaconsejan la lactancia en el embarazo salvo en situaciones de riesgo.

Donante de leche materna

viernes, 14 de febrero de 2014

Llevaba mucho tiempo tratando de vencer la grima que me da la sangre para hacerme donante de sangre. Cuando por fin me lancé a subir a un autobús de Cruz Roja no me dejaron donar por catarro. Luego me quedé embarazada y ahora con la lactancia no dejan. Y yo sentía que necesitaba ayudar a la gente. ¿Os podéis creer que no se me ocurrió que podía donar la leche materna? Si es que soy novata para todo...

La maternidad de la A a la Z: D de duda.

jueves, 23 de enero de 2014

Llegó el día. Muchos ya conocéis mis desventuras con los viajes a El Hierro; mi relación de amor-odio con esta afortunada isla. Cuando comenzó el proceso volcánico, allá por julio de 2011 –unos 3 meses antes de la erupción de octubre-, yo ya estaba embarazada, con lo que no pude viajar a El Hierro: había mucho trabajo de campo y mucho estrés y mi jefa consideró que era más prudente que me quedara en Madrid para no llevarnos ningún susto. Y a pesar de la ilusión que me hacía vivir el proceso en primera persona desde la isla, agradecí este gesto, que en el fondo consideré también como lo más adecuado.

EXTRA: Semana mundial de la lactancia materna

jueves, 1 de agosto de 2013

La mayoría de las experiencias de este blog son las de una madre de un bebé, que es lo que tenía hasta hace poco, aunque todavía no pueda decir que es una niña. Muchas de estas experiencias son de los primeros meses, es decir, cuando Mollete era una recién nacida. Pero va creciendo, y aunque por un lado me entristece de algún modo me aporta nuevas experiencias y puntos de vista. 

Diseño Pro crianza con apego de Sarai Llamas


Momentos divertidos y tiernos de la teta

martes, 9 de julio de 2013

¡Lo que da de sí el dar el pecho a los peques! Claro, es tanto rato el que pasamos juntos dedicándonos a esos menesteres, que tienen que surgir anécdotas a la fuerza. Seguro que muchas de vosotras tendréis cosas que contar, bien le deis pecho a vuestro bebé o bien le deis biberón.

Mollete tiene ahora casi 17 meses y últimamente le ha entrado una manía que es cuanto menos curiosa. Yo no se lo había oído contar a ninguna madre, pero en este mundo casi todo está ya inventado y lo mismo alguna de vosotras me dice ahora: ah, claro. Mi niño lo hace mucho. El caso es que no puede estar tomando el pecho si no es con algo en las manos. A veces es una sola cosa: el móvil de mamá, un libro de cuentos pequeño, una muñeca, un tubo de crema... a veces no basta con tener una mano ocupada y es necesario tener las dos en harina para empezar a comer. Hombre, parece una manía inocente y me hacía gracia hasta que un día se presentó ¡con un piano de juguete! Sí, sí, un pianito. Y oye, que si no es con el piano no come. A veces no me importa, pero a menudo tengo necesidad por que la niña coma si no quiero sufrir una explosión en toda mi cara. Ya me entendéis.

Bueno, podría ser peor, estaréis pensando. Seguid leyendo, seguid... ¿Qué me decís del día en que se presentó con el portarrollos del baño? Y me refiero a la barra larga en la que caben almacenados unos 4 rollos. Sí, habéis leído bien... total, que allí estábamos en el sofá Mollete, el portarrollos con 2 rollos y yo. Aquello estaba superpoblado. Por lo menos parece que cuando lleva ya un ratillo comiendo le da más igual el tener algo en la mano, momento en que aprovecho para levantarle lo que tenga agarrado. 


Con la excusa de mi nuevo forro, un repaso al mundo del porteo.

jueves, 11 de abril de 2013

Esto del porteo es como comer pipas: empiezas y no puedes parar.

Recuerdo que la primera vez que lo vi fue en el metro de Madrid hace ya bastantes años. Una chica negra llevaba a su bebé envuelto en un pañuelo de colores preciosos, pegado a su cuerpo, mientras él dormía plácidamente. Como no lo había visto antes, pensé que sería típico de África. Aunque no estaba del todo desencaminada, fue demasiado aventurado sacar una conclusión tan rápida con tan sólo una observación, la verdad. Pero yo me monté mi propia teoría, jajaja.  En aquel momento pensé que cuando fuera madre (para lo que estaba convencida de que quedaba mucho) me gustaría usar algo así, aunque pensaba que me costaría encontrarlo, porque no era algo que se viera por la calle.

Pasó el tiempo, y menos mal que el porteo y sus beneficios se fueron haciendo un hueco en la sociedad. La verdad es que, pensándolo bien, no sé qué ha ocurrido para desechar algo tan natural y que las madres llevan haciendo toda la vida y en todas las culturas. Antiguamente las madres cargaban al niño e iban a trabajar al campo. En las tribus de África, en el Amazonas o en el Tíbet, por poner ejemplos, las madres cargan a los bebés mientras hacen sus tareas. Práctico para ellas, desde luego, pero es que además tiene beneficios para el bebé. Vamos a enumerar rápidamente algunos, pero seguro que hay muchos más:

Las manos de los bebés

martes, 19 de marzo de 2013

Tengo que reconocer que las manos de los bebés me vuelven loca. Bueno, los pies también: estaría todo el día comiéndoselos a mi niña, y eso que ya empiezan a ser unos pinreles considerables y olorosos.   :)  Pero me centraré en las manos, por la importancia comunicativa que tienen. Esas manos que cuando nacen hacen movimientos sutiles, para luego transformarse en movimientos toscos cuando empiezan a controlar sus intenciones. Las manos de Mollete me volvían loca, no solo porque fueran las de mi hija, sino porque eran rollizas por todas partes: el antebrazo carnoso se juntaba a la mano regordeta, y como decían mis primos, parecía que llevara pulseras. Estaría todo el día dándoles besitos, mordisquitos y jugueteando con ellas... ¡Pierdo la razón con esas manitas!

Las manos son importantísimas en las personas. No solo sirven para coger objetos o señalar, sino para expresar otras muchas cosas: saludamos (hola, adiós), mostramos aprecio (con un par de palmaditas en la espalda, por ejemplo), mostramos comprensión y empatía (apoyando la mano en el hombro de nuestro interlocutor), amor (una caricia), insultamos (esas peinetas que algunos manejan con soltura), agredimos aunque no sea lo ideal (tortas, puñetazos), sanamos (¿quién no se lleva la mano automáticamente allí donde se acaba de dar un golpe?)... Las manos tienen un lenguaje propio, y para eso es necesario aprender.


Mi experiencia con la lactancia

martes, 12 de marzo de 2013

Me animo a escribir esta entrada por si puede ayudar a alguien, aunque sólo sea para infundir ánimos y animar a que se siga con ella. En parte me ha motivado la nueva labor que ha emprendido Mama (contra) corriente, que se va a formar para ser asesora de lactancia.

Mi relación con la lactancia ha ido cambiando desde que me quedé embarazada hasta hoy, e imagino que así seguirá siendo. Cuando toda esta aventura comenzó yo no sabía nada de nada respecto a este tema. Sólo lo que veía a mi alrededor, pero no me había parado a informarme. En aquel momento pensaba en lo cómodo que era el biberón para cuando estabas fuera de casa con el bebé, ya que por aquel entonces me veía incapaz de sacarme la teta si no era en la intimidad.

No he podido compartir con mi madre la experiencia del embarazo y la maternidad, ya que falleció en 2009, pero tengo una tía estupenda, madre de 4 criaturas y enfermera. Ella fue la primera que me habló de los beneficios de la lactancia. Y poco después, una compañera del trabajo me regaló el libro de Un regalo para toda la vida de Carlos González. Como ya comenté en una entrada anterior, no quería leer nada, sino guiarme por el instinto, pero ya que lo tenía en mis manos de vez en cuando le echaba una ojeada, y gracias a eso me hice consciente de la importancia de la lactancia. Hasta el punto de que cuando imaginaba el nacimiento de mi hija lo primero que me venía a la mente era el momento en que ella se enganchara al pecho, transmitiéndome enorme ternura.