Redes

                                                                                                       

Petit-Fernand: etiquetas para todo

martes, 4 de julio de 2017

Imagen de Americo Ferraiuolo
Reconozco que pensar en etiquetar la ropa me pone de los nervios. Nunca me ha gustado. Y en casa hemos pasado por varias etapas:

1) comprar deprisa y corriendo una tira de tela adhesiva sobre la que poner el nombre del niño y cortar a la longitud adecuada. Un rollo escribir el nombre una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez...  Y luego planchar, planchar, planchar, y volver a planchar (parezco Luis Aragonés, lo sé) Y sudar, y sudar, y sudar... porque septiembre en Madrid es goloso, sepan ustedes. No aprendí y al curso siguiente de nuevo me pilló el toro, y de nuevo este rollazo.


2) a la tercera va la vencida (pensaba...) y decidí estar lista para la llegada del siguiente septiembre, así que en una web compré etiquetas con el nombre de mi "retoña" escrito. Por lo menos me evité la escritura en cadena del nombre una y otra vez. Pero el ratito de sauna a la plancha no me lo quitó nadie, y de nuevo liberé toxinas. Depuración gratuita. Y encima resultó que, tras unos cuantos lavados, las etiquetas empezaron a despegarse por los extremos. No se cayeron del todo, pero al estar levantados los lados, estos molestaban a mi hija.

3) Y bueno, al cuarto curso parece que todo cambió. Conocí las etiquetas de Petit Fernand, una web que ofrece gran variedad de etiquetas: distintas formas, diferentes tamaños, varias fuentes de letra, variedad de colores... ¡Y diferentes maneras de adherirlas a la ropa! También tienen las clásicas termoadhesivas, pero me dieron la oportunidad de probarlas y tengo que decir que estas no se me despegaron con los lavados. Pero lo mejor de todo, para mí, es que tienen etiquetas adhesivas personalizadas, como una pegatina. ¡El planchar se va a acabar! A mí esto me ha dado la vida, porque además me resulta muchísimo más rápido. Tengo que confesar que al principio no estaba del todo confiada y pensaba que terminarían despegándose con los lavados, pero lo cierto es que me han dado muy buen resultado. Se presentan todas en un cuadernillo, con las indicaciones precisas para cada tipo de etiqueta, de modo que se peguen bien y no se echen a perder. Yo estoy más contenta que unas castañuelas. De hecho a mi tercer mochuelo le he hecho exclusivamente etiquetas adhesivas para la ropa. Miento, también he encargado etiquetas para los zapatos. Yo no sé si solo me pasará a mí, pero en la época de la globalización ¿cuántos niños llevan, por ejemplo, zapatillas de Decartón? Nosotros parece que tenemos acciones allí... y como nosotros, muchos padres. Así que nunca está de más marcar también el calzado.


Os recomiendo echar un vistazo a la web de Petit-Fernand, porque podréis encontrar otras muchas cosas que pueden interesaros, como etiquetas para botes y frascos (son una monada y yo los he usado para los botes de la cocina y para etiquetar yogures caseros con la fecha de elaboración. Además son lavables en el lavavajillas), sandwicheras personalizables, o packs que contienen una pequeña variedad de los distintos tipos de etiquetas que pueden resultar muy útiles para los campamentos de verano o la vuelta al cole.

No hay comentarios:

Estaré encantada de que dejes tus opiniones y poder charlar un rato ;)