Redes

                                                                                                       

Leemos con SM el libro Lulú tiene un hermanito

viernes, 21 de octubre de 2016

En casa somos fans de la serie de libros de SM de Lulú. La autora de estas historias es Camilla Reid, que lleva más de 20 años metida en este mundo, muchos de los cuales los ha pasado contando historias para los más pequeños. Es madre de dos niñas, lo que seguro le aporta una buena visión de qué es lo que más les interesa y les gusta a los niños, de cómo engancharles con un libro.

Por otra parte, la ilustradora es Ailie Busby, una londinense formada en diseño y gráfico y en ilustración, que lleva más de 15 años ilustrando cuentos de niños. También madre de dos niños, realiza ilustraciones aparentemente sencillas, aunque yo sería incapaz de hacer nada parecido, y llenas de color. Usa pintura acrílica y una mezcla de papel y lápiz, resultando ilustraciones muy alegres y frescas. Para mí las ilustraciones son fundamentales, y si no me gustan y me echan para atrás, automáticamente ya no voy a coger ese libro para leerlo con las enanas. Lo condeno porque me hace sentir incómoda.

Maternidad vs oportunidades profesionales

martes, 11 de octubre de 2016

No descubro nada cuando digo que compaginar la maternidad y la carrera profesional es difícil. Y que a día de hoy es más difícil para las madres porque, aunque las cosas están cambiando y hay padres maravillosos muy implicados, son muchos todavía los que dejan en manos de la madre gran parte de las tareas y responsabilidad de la crianza y educación de los hijos, además, por supuesto, de las tareas del hogar.

Pero además del día a día, no es raro que se nos presenten situaciones extraordinarias en nuestra carrera profesional que, si estuvieras soltera o sin hijos, aceptarías sin pensarlo. No hablo solo de un ascenso que pueda implicar más horas de trabajo, por ejemplo. O de un traslado a otro país, que parece que cuando hay niños de por medio resulta una decisión más difícil, ya que pones patas arriba su entorno. Otras veces se trata de cosas más puntuales que, según en qué momento de tu vida, pueden suponer un sacrificio muy grande. Demasiado quizá.

Y eso es lo que me ha pasado a mí. Pedimos un proyecto en el trabajo, que implica instalar un aparato en la Antártida, en las proximidades de la base española de Gabriel de Castilla de la isla Decepción. Y nos lo han concedido. Ahora meto la cuña de curiosidades con Almu: ¿a que ese nombre suena fatal? Parece que llegaron allí unos y dijeron: "¡pues vaya chasco de isla!" Bueno, pues es una mala traducción, porque el nombre se le puso en inglés, deception, y es una de estas palabras que juegan malas pasadas. Su significado real no es mucho más positivo, pero significa engaño y no decepción

Ya estoy de vuelta

martes, 4 de octubre de 2016

Pues el verano pasó y a mí me costó horrores volver al mundo. Se me juntaron unos temas personales, que no estoy en mi mejor momento, junto a problemas de salud familiares, y con una necesidad de mi mente de desconexión de las redes sociales. Todo eso, unido a estos calores que hemos tenido en septiembre, fundieron las pocas ganas que tenía de volver a escribir en el blog. Y es que, la verdad, ¡qué a gusto que se vive sin las redes sociales! He echado de menos a mucha gente, la verdad, y a otra mucha no, ¡sorpresa!, lo que me ha servido para colocar a muchas personas en el lugar que les corresponde en mi vida. Pero toda esa gente buena y maja es el motivo por el que voy a volver de manera paulatina, porque me he dado cuenta de nuevo de que son personas importantes para mí, no una mera comparsa social. Pero esta vez voy a llevar un control, porque no quiero que de nuevo me engulla y me afecte. A ver si lo logro.

Pero lo cierto es que me da mucha pereza, me cuesta arrancar de nuevo en el facebook. Así que para romper el hielo he decidido volver a escribir aquí, que creo que me va a facilitar la tarea de retomar el contacto con todas esas personas a las que he echado de menos y que, ¡vaya alegría!, me han escrito para ver qué tal estaba. Quiero agradeceros cada uno de vuestros gestos, chicas (sabéis quiénes sois), vuestros whatsapps, porque me han hecho valorar aún más si cabe la gente maravillosa que he encontrado en este camino y que al final está en mi día a día, y que, aunque yo quiera huir, está al pie del cañón, dándome fuerza para tirar para adelante, para echar la lagrimita cuando hace falta, y para soltarnos unas risas terapéuticas, que son la mejor medicina del mundo. Así que gracias, porque vengo con el corazón bien gordo de cariño. ¡Espero saber corresponderos!